• Inicio
  • Noticias
  • MUJERES Y NIÑOS REMEMORARÁN UN AÑO MÁS EL ACTO DE LAS ANTORCHERAS

MUJERES Y NIÑOS REMEMORARÁN UN AÑO MÁS EL ACTO DE LAS ANTORCHERAS

El acto pone en valor la intervención de las mujeres y los niños iruneses en aquella madrugada del 29 al 30 de junio de 1522.

Recorrerán la noche del 29 de junio parte del Camino Real, ataviados con trajes de época y portando antorchas.

 

La Asociación de Mujeres Pagoki y la Junta de Mandos del Alarde de San Marcial llaman a participar en el acto de las antorcheras del próximo jueves, 29 de junio.

Presentación

El próximo jueves, 29 de junio, víspera de San Marcial, cerca de 800 mujeres y niños volverán a recorrer la ciudad rememorando el acto de las antorcheras. Toda aquella persona que quiera salir tiene que acercarse a las 21:30 horas a la calle Artaleku, desde donde comenzará el recorrido a las 22:00 horas, en silencio, con los únicos sonidos de la txalaparta, los cocos que llevan los niños y las llamadas que se realizan desde los cuernos. Desde la Asociación de Mujeres Pagoki, organizadora del acto, se pide acudir con ropa oscura, incluidas las alpargatas, así como con el pelo recogido bajo un pañuelo y con manga larga.

“Queremos animar a las mujeres y niños de Irun a venir a rememorar este acto histórico con nosotras, ataviados con trajes de época y portando antorchas, redondeando así el día de San Pedro y a la espera del día de San Marcial”, señala la presidente de la Asociación de Mujeres Pagoki, Rosa Marcos

Historia

El Alarde de San Marcial conmemora la victoria de las tropas irunesas sobre las francesas en la madrugada del 29 al 30 de junio de 1522. La batalla, que tuvo lugar en la entonces Peña de Aldabe (posteriormente renombrada como monte San Marcial), formó parte de una serie de ofensivas francesas cuyo objetivo era controlar la zona fronteriza del Bidasoa.

El rey francés Francisco I intentaba recuperar el Reino de Navarra, que Fernando I había anexionado a la Corona de Castilla. Tras una serie de intentonas fallidas el ejército francés decide cercar el antiguo reino tomando las fortalezas de las tropas leales a la Corona de Castilla. Las primeras incursiones comenzaron en octubre de 1521, pero no fue hasta el 28 de junio del año siguiente cuando un ejército de 4.500 mercenarios labortanos y alemanes consiguieron cruzar el Bidasoa y tomaron posiciones en el monte. Al día siguiente los alemanes se apoderarían de la fortaleza de Gaztelu Zahar. Ante esta ofensiva, los capitanes Juan Pérez de Azcue y Miguel de Ambulodi convocaron a todos los hombres disponibles en aquel momento para la guerra, que apenas llegaron a los 400.

Es en este momento cuando el papel de las mujeres irunesas se vuelve fundamental. El clérigo de Rentería, Mosén Pedro de Hirizar, que tenía el oficio de “tenedor de bastimientos”, compró y distribuyó más de cuatrocientas “hachas de palo” entre las mujeres y los niños de la ciudad, con el objetivo de que caminaran en silencio y con las hachas ardiendo durante una legua, desde lo alto del entonces Camino Real, que dividía los caminos de Oiartzun y Rentería, hasta la plaza de Irun, haciendo creer al enemigo que los soldados iruneses estaban reunidos en esta zona y no avanzando hacia la Peña de Aldabe.

Mientras esto ocurría, las tropas irunesas, con la ayuda del Capitán General de Gipuzkoa, Beltrán de la Cueva, que había acudido a la batalla con parte de su infantería (1.500 hombres y 150 caballos), avanzaban en silencio por el lado opuesto, pudiendo sorprender primero a las tropas labortanas que dormían en el monte y luego a las alemanas en la fortaleza de Gaztelu Zahar. Los soldados alemanes que pudieron escapar huyeron en dirección a las tropas labortanas, ignorando que los iruneses venían de allí, y fueron abatidos.

En 1998 se recupera este acto para rememorar este hecho histórico y poner en valor que aquella madrugada las mujeres y los niños de Irun salvaron la ciudad. Ataviados con trajes de época y portando antorchas, hacen el recorrido del Camino Real. La salida tiene lugar en la calle Artaleku a las 22:00 horas, para bajar por la calle Mayor y llegar a la plaza de San Juan, desde donde se toma la calle San Marcial, para seguir por las calles Sargía y Larretxipi, desde donde se llega a la plaza de Urdanibia. A continuación se toma la calle Santa Elena, para seguir por las calles Ermita y Molino de Arbes, finalizando el recorrido en el puente de Artiga.

Las mujeres que deseen hacerse socias pueden ponerse en contacto con la asociación escribiendo al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o llamando al 653 133 030.

 

Correo electrónico